INICIOPREGUNTAS  | CONSULTORIOS | FORUMS | CHAT | LIBRO DE VISITAS
  
 

unicista.com: primer portal argentino sobre Homeopatía Unicista y terapias alternativas. 

SÍNDROME DE FATIGA CRÓNICA

Antes de definir fatiga crónica, veamos qué se entiende por stress.
Cuando nos enfrentamos a situaciones nuevas, apremiantes, existe un conjunto de cambios físicos y psíquicos que nos puede servir para adaptarnos, a dichas situaciones. Estos cambios dados dentro de un contexto de “normalidad” es decir, si no son exagerados, si consiguen su objetivo, que es el adaptarse, son beneficiosos.
Pero si la respuesta es muy intensa y persiste en el tiempo, puede acumularse, y convertirse en stress. El stress es un intento de adaptación, es un desequilibrio, desequilibrante.
Puede estar motivado por una situación adversa interminable, o porque la persona que se ve obligada a la adaptación, ya sufre otros desequilibrios emocionales previamente.
En dicho contexto se presenta una fatiga o cansancio crónico. 
Esto debilita y baja tus defensas y energía para llevar a cabo las actividades cotidianas.
La fatiga puede afectar a todos los individuos, pero existen profesiones que sufren más de esta <<gripe del yuppie>>, como se comenzó a llamar. Estas profesiones suelen ser: políticos, periodistas, médicos, etc...

Causas

Al síndrome de fatiga crónica, no solamente puede llegarse por stress. También se describen otros mecanismos, como las infecciones crónicas por ciertos virus, alteraciones del sistema de defensa del cuerpo (sistema inmune), alergias crónicas, enfermedades del sistema nervioso degenerativas y un desequilibrio hormonal.

Diagnóstico

Para determinar la enfermedad o diagnosticarla en Estados Unidos se consideran los siguientes puntos:

Síntomas

Aquí vemos los síntomas asociados al síndrome de fatiga crónica, ordenados de mayor a menor frecuencia:

 

Fatiga

95-100%

Náusea

60-90%

Síndrome de Colon Irritable (diarrea, náusea, flatulencia, dolor abdominal)

50-90%

Dolor de garganta crónico

50-90%

Fiebre, escalofrío, sudoración, sensación de calor (todos frecuentes)

60-95%

Dolores musculares y articulares, dolor en el cuello

65-95%

Problemas de vejiga o de próstata, frecuencia urinaria aumentada

20-95%

Presión sanguínea baja

86%

Enfermedades e infecciones recurrentes

70-85%

Malestar general

80%

Intolerancia al calor y al frío

75-80%

Nódulos linfáticos dolorosos y/o aumentados

50-80%

Infecciones micóticas sistémicas

30-80%

Infecciones micóticas de piel y uñas

71%

Ganancia de peso

50-70%

Aparición o incremento del Síndrome Premenstrual

70%

Edema, retención de líquidos

55-70%

Disnea

30-70%

Temperatura corporal subnormal

65%

Alergias severas

40-60%

Sensibilidad a medicinas, inhaladores, olores y  comidas

25-65%

Dificultad para la deglución

55-60%

Palpitaciones

40-60%

Dolor en senos paranasales

56%

Rash o rubor facial

35-45%

Dolor toráxico

40%

Pérdida de cabello

20-35%

Dolor ocular

30%

Sensación de presión en la base del cráneo

30%

Pérdida de peso

20-30%

Aparición fácil de hematomas

25%

Vómito

20

Tratamiento

El tratamiento del síndrome de fatiga crónica puede encararse desde distintos puntos de vista.
En primer lugar habrá que tomar algunas medidas generales, tales como:
1.- seguir una dieta equilibrada
2.- practicar ejercicio con regularidad
3.- dormir las horas necesarias
4.- combatir el estrés prolongado
5.- evitar sustancias tóxicas y no naturales
6.- utilizar para curarse remedios naturales
7.- responsabilizarse de la propia salud
8.-pedir ayuda al profesional

TRATAMIENTO ALOPÁTICO

NEUROLÉPTICOS-ANTIPSICOTICOS.
TRANQUILIZANTES-ANSIOLÍTICOS.
SEDANTES- HIPNÓTICOS
MIORRELAJANTES
ANTIOXIDANTES
HOMEOPATÍA UNICISTA
 
La Homeopatía UNICISTA actúa de modo muy profundo y completo sobre este síndrome.
Como sabemos, a partir de la medicación que provee es posible lograr un completo estado de equilibrio, tanto emocional como físico, yendo además a controlar la causalidad del problema.
Es de fundamental importancia en este caso la acción del medicamento de fondo, de base o constitucional, que es aquel que se adapta a todas las características del ser y sentir de la persona.
Se podrá complementar en algunos casos con medicamentos de acción local para cubrir síntomas persistentes.
Veamos algunos ejemplos:
 - Acónitum: Para la ansiedad de manera paroxística (de instalación súbita).
- Argentum Nitricum: En ansiedad por fobias.
- Arsenicum Album: Ansiedad por tener un carácter meticuloso.
- Aurum Muriaticum: Ansiedad provocada por un estado depresivo.
- Calcárea Carbónica: Ansiedad provocada por la lentitud psíquica y por cansancio o astenia.
- Chamomilla: Ansiedad provocada por tener un carácter colérico, en ciertas depresiones y por patología dolorosa.
- Cyclamen: Angustia provocada por un perfeccionismo agotador, ideas de abandono o sentirse indigno.
- Gelsemium: Ansiedad o estrés provocado por temblores, dolores, paresias, aumenta más con el miedo de sentirse que no se va a curar.
- Ignatia: Ansiedad depresiva, con humor cambiante.
- Lachesis: Ansiedad por celos, susceptibilidad exorbitante, locuacidad, hiperactividad cerebral. También puede tratar la ansiedad de los alcohólicos.
- Lycopodium: Ansiedad por hiperexcitación, irritabilidad y autodesprecio.
- Magnesia Carbónica: Personas muy nerviosas y estresadas que suelen sufrir de espasmofilias
(contracturas musculares de manera localizada o generalizada).
- Natrum Muriaticum: Ansiedad con tendencia a la depresión en personas espasmofílicas.
- Nux Vómica: Personas con tendencia al estrés, agresivas, ansiosas, no toleran la contradicción.
- Phosphorus: Ansiedad por hiperactividad cerebral provocada por patología hepática.
- Pulsatilla: Ansiedad provocada personas muy sensibles que mejoran con el afecto y consuelo.
- Staphysagria: Ansiedad provocada por sentirse injustamente maltratado y con desprecio, vejación.
- Thuya: Ansiedad por padecer ideas fijas. Personas difíciles de carácter, psíquicamente quieren llevar la razón de casi todo.   Reacciones psicóticas.

 FITOTERAPIA:

La fitoterapia, ofrece también medicamentos para el síndrome de fatiga crónica. Algunos ejemplos son hiperico, melisa, pasiflora, valeriana, berbena, ylang ylang, y más.
Estos se indicarán de acuerdo a las características de los síntomas que se presenten.
En todos los casos hay que considerar, que esta es una enfermedad “nueva”. Que en todos los casos habrá que consultar al médico  para encontrar la mejor solución y lograr un mejor vivir, más equilibrado y con bajos niveles de stress.

 

Dr. Sergio E Pereira Vitale
Médico Homeópata UNICISTA

 

 

VOLVER