Ansiedad, angustia, desesperación , son tres síntomas que muchas veces pueden darse juntos... Llevando a quien los padece a una consecuencia predecible e inevitable : la depresión melancólica.
Si bien desde un punto de vista neuropsiquiátrico existen más de una causa funcional o estructural ubicadas en algún sector del sistema nervioso, muchas veces ocurre que, sea del modo que sea el tratamiento convencional resulta insuficiente.
Y entonces la medicina homeopática toma un papel de relevancia al llevar a cabo una investigación sobre hechos causales que pudieron haber llevado a la persona a tal situación. Dicha causalidad es de vital importancia en homeopatía, e integra lo que se denomina biopatografia, la parte más importante de la Historia clínica de nuestros pacientes.
Además nos fijaremos en características tales como en qué momento del día se siente peor, si se relaciona con algún otro elemento que nos permita modalizar, es decir, saber de que modo la persona se enferma...
Dicha persona es única e irrepetible, por lo tanto la medicación deberá reflejar al máximo posible sus rasgos de personalidad, adoptándose un tratamiento a la medida del enfermo y no de la enfermedad...
Qué sucede si de una situación como la expuesta , no se sale?
Ocurre la profundización del mal... Y como en tantos otros desórdenes: a veces a partir de un desequilibrio psíquico surge un trastorno físico cuya gravedad dependerá de la energía disponible o fuerza vital... De aquí surge claramente la importancia de manejar el ansiado equilibrio lo antes posible... Temprano el tratamiento alcanzará más rápidamente su efecto... Más tarde las cosas podrán complicarse... Será más lento el proceso de recuperación pero no imposible...
Ante una situación causal como la pérdida reciente de un familiar o un ser querido existen medicamentos de comprobada eficacia en restablecer el equilibrio emocional. Si se trata de un duelo que persiste en el tiempo llevando al paciente a una verdadera mortificación también tendremos medicación que lo mejore... Ahora bien... Qué es lo que produce la homeopatía sobre el paciente? Lo que hace es que deje de padecer su pérdida... Llevándolo a una situación de equilibrio emocional que se traducirá en serenidad, en paz interior, en calma frente a lo que sucedió pero en este caso, ya equilibrado no lo enferma...
Muchas veces las causas son mas de una, y se convierten en algo que agobia al paciente empeorando día tras día su malestar, al punto que ya no le deja ni siquiera un resquicio, un momento para reflexionar sobre lo que le pasa o lo que le puede pasar... El panorama es bien diferente frente a una situación de equilibrio de su energía.
La Medicina Homeopática no actúa "tapando " síntomas. Si no muy por el contrario equilibrándolos de raíz, desde el mismo fondo de la personalidad del paciente. Y para entender bien esto existe solo una manera: probando la medicación.
Cual será el mejor medicamento entonces? El que corresponda con el estado, y la personalidad de ese caso...
No existen estereotipos o conductas terapéuticas prefijadas como en la medicina tradicional, aquí la manera de medicar es más dinámica y completamente ajustada a cada situación.
Cuando se logra el equilibrio de energía la persona deja de ser víctima de sus propios padecimientos, y se convierte en el verdadero protagonista de su propia vida...

 

Dr. Sergio E. Pereira Vitale

Médico Homeópata Unicista